Una vez más la Weekly Shonen Jump manchada por un caso de acoso