Análisis A Plague Tale: Requiem, una secuela a la altura de las expectativas