Análisis Balan Wonderworld, entre disfraces y plataformas