Análisis F1 2021, ¿hay que arriesgar cuando una fórmula funciona?