Análisis Gran Turismo 7, a cada rey su trono