Análisis Guilty Gear -Strive-, la convivencia entre la simpleza y la complejidad