Análisis Kirby’s Dream Buffet, una aventura que te saca el hambre a las apuradas