Análisis Live a Live, un nuevo juego a 28 años de su estreno