Análisis Moonscars, una oscura aventura llena de buenas intenciones