Análisis Olija, un plataformero con la nostalgia como estandarte