Análisis The Quarry, una noche en la que todo puede malir sal