Baldur’s Gate 3, impresiones de un RPG con todas las letras