Emily Blunt y Fantastic 4: ¿Adiós al sueño de los fans?