En un hecho histórico, Sony y Microsoft se unen apostando por el juego en la nube