Game of Thrones: una trilogía cinematográfica, el final que no fue