Hacé espacio en tu PS4, porque God of War: Ragnarok pesa una bestialidad