La increíble historia de cómo Vogt-Roberts llegó a ser el director de la película de Metal Gear