Los responsables de Abandoned denuncian amenazas de muerte