Miyazaki defiende la dificultad en los souls-like: “Es parte de nuestra identidad”