El próximo Zelda quiere superar lo logrado con Breath of the Wild