SDCC 2018: Invincible será tan violenta como el cómic