Análisis Eiyuden Chronicle: Rising, una precuela que deja con ganas de más