Análisis WWE 2K22, el comeback que necesitaba la franquicia