El aquelarre de American Horror Story está listo para el apocalipsis