Avatar: los creadores abandonan la serie live-action, pero Netflix tiene confianza