Crítica Army of the Dead: una apuesta a lo seguro