Crítica The Sandman, un sueño hecho realidad