Gracias a Deadpool Fox podría hacer más películas con clasificación R