Deredvil, Charlie Cox y un reinicio cada vez más cerca