El reboot de Piratas del Caribe encuentra a su director en Chernobyl