George A. Romero, el padre de los zombies