Ghostbusters fantasmea en las taquillas y peligra su secuela