Jon Bernthal no quería nada con los superhéroes hasta que llego The Punisher