Jugamos Assassin’s Creed: Valhalla – El Asedio de París, ¿La mejor expansión de la franquicia?