La crítica y la comunidad destruyen a la nueva serie de Resident Evil