La octava temporada de Game of Thrones fue cancelada