La serie de Obi-Wan podría introducir un nuevo Jedi a la franquicia