Que Odín no lo permita: ¡Lagertha encontrará otro amor!