El productor de Death Note habla sobre el whitewashing