¿Se diluye el hype? New World no puede detener la pérdida de jugadores