Una grave demanda a AMC pone en peligro la continuidad de The Walking Dead