ABC intentó deshacerse del humo negro de Lost