Según David Ayer, los críticos “le cortaron la garganta” por Suicide Squad