La precuela de Game of Thrones ya tiene a su protagonista