Review The Witcher, ¿Geralt de Rivia llegó para quedarse?