Sherlock: Martin Freeman, incomodo por la presión de los fans