Stranger Things 4: los 80’s se vuelven oscuros y llevan el terror al límite