La maldición cinematográfica de Marvel, o qué vimos en Werewolf by Night