La producción de Game of Thrones analiza utilizar una medida insólita para evitar spoilers